El Partido Popular denuncia el abandono de diversas zonas verdes de la ciudad

Los concejales del Grupo Municipal Popular han constatado cómo la maleza invade los caminos, haciéndolos intransitables, a lo que se suma el peligro de incendio y de salubridad que conlleva el abandono al que el Ayuntamiento tiene sometidas a estas zonas. Además, los populares insisten en denunciar la situación de movilidad imposible en la que se encuentra Valladolid por las imprevisiones del equipo de Gobierno.

 La senda de Arcas Reales, los paseos de la ribera del Pisuerga, la plaza de Las Norias… son solo algunos de los lugares que muestran el abandono al que tiene sometido las zonas verdes de la ciudad el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Valladolid.

Los populares opinan que si este es el modelo de ciudad del que presumen PSOE y VTLP, no pueden estar más en desacuerdo con él. Explican que el equipo de Gobierno, teóricamente ecologista, no solo no acrecienta ni construye nuevos parques en la ciudad, sino que es incapaz de conservar los existentes. En opinión del GMP es necesario cuidar y mantener los recursos naturales de la ciudad, porque la realidad es que se ha seguido invirtiendo el mismo dinero en labores de mantenimiento pero a la vista está que el trabajo no se ha realizado. Aseguran que la principal actuación en zonas verdes del actual Gobierno municipal se reduce a unas ofensivas macetas verticales, muy alejadas de una solución eficaz y coherente en defensa del Medio Ambiente.

En este sentido, los concejales del Partido Popular recuerdan que llevan semanas preguntando a la concejal de Medio Ambiente por las labores de desbroce y mantenimiento de jardines, parques, alcorques, medianas y parcelas municipales, a lo que ha respondido que en un breve espacio de tiempo se intensificarán las labores de conservación, “pero parece que ese breve espacio de tiempo se está alargando. La dejación de algunas de estas zonas de la ciudad no es por un simple retraso, sino que obedece a numerosos años sin mantener”, afirman los populares.

La senda de Arcas Reales

El camino que recorre las Arcas Reales, el ingenio hidráulico que surtió de agua a las fuentes de la ciudad entre finales del siglo XVI y mediados del XX, es un paseo con casi cinco siglos de historia. Hace cuatro años, las actuaciones de la empresa gestora del agua recuperaron un espacio que se encontraba abandonado desde hacía más de diez. El objetivo era reforestarlo con ejemplares de especies recogidas en diferentes obras de Miguel Delibes, conjugando así historia, literatura y naturaleza en el mismo espacio. La intervención fue relativamente sencilla y tuvo un coste de 12.000 euros. En aquel momento, los trabajadores tuvieron que retirar maleza, basura, desperdicios e, incluso, muebles viejos. Ahora sería el momento en el que los ejemplares plantados entonces comenzasen a adquirir su porte definitivo, sin embargo, lo que hay es una situación similar a la que se encontraron quienes realizaron los trabajos en 2016: maleza, desperdicios, basura e, incluso, muebles viejos.

Tras las denuncias de los vecinos de la zona, los concejales del Grupo Municipal Popular han comprobado de primera mano la total falta de conservación de la senda. Comentan que se encuentra en completo estado de abandono, ya que no se ha realizado ninguna actuación para el mantenimiento de todos los trabajos que se hicieron hace cuatro años. Además, señalan la falta de señalización de la senda y de las especies plantadas (lo que se puede observar es la acumulación de los plásticos que sirvieron para su plantación, ahora tirados a lo largo de la senda) o de la explicación de la historia de las Arcas. Incluso en 2016 y 2017 la empresa gestora del agua puso en marcha visitas teatralizadas de las que solo queda el recuerdo.

Los populares subrayan que, como consecuencia de la dejadez del equipo de Gobierno de Óscar Puente, donde los vallisoletanos deberían estar disfrutando de un apetecible paseo por la historia en el que contemplar un amplio muestrario de la flora autóctona de la provincia y un ingenio hidráulico sin parangón, en la actualidad hay un camino intransitable por la maleza. Consideran que no se trata solo de una cuestión de estética, sino de seguridad por el peligro de incendio que conlleva y los problemas de salubridad derivados de la presencia de animales. Además, desde el Grupo Municipal Popular anuncian que van a denunciar ante el Ayuntamiento la peligrosidad del pozo y la arqueta que se encuentran en dicha senda.

Movilidad imposible en Valladolid

El Grupo Municipal Popular ha solicitado hoy al Consejo Municipal de Movilidad la incorporación del sector industrial del automóvil y de las empresas vinculadas a los sistemas inteligentes de transporte existentes en Valladolid a un grupo de trabajo que, de acuerdo con la moción aprobada el 9 de junio de 2020 por el pleno de la Corporación Municipal, ofrezca a la ciudad de Valladolid como cooperador de la compañía Renault en sus proyectos de innovación, movilidad eléctrica, movilidad conectada, autónoma y el desarrollo de nuevos servicios. De esta forma Valladolid podrá aprovechar la importancia de un fabricante nacional como Renault y el ecosistema de innovación vinculado a él para cooperar en las estrategias idóneas para un modelo sostenible de movilidad en la ciudad que a la vez garantice el mantenimiento de los puestos de trabajo y el empleo de las fábricas dedicadas al sector de la automoción, comentan desde el GMP.

Por otra parte, los populares siguen denunciando los problemas circulatorios que experimenta la ciudad desde que se han puesto en marcha obras en las calles, la peatonalización del centro y las limitaciones a los vehículos privados y argumentan que Valladolid ha visto incrementados los atascos en el centro de la ciudad desde la eliminación de un carril para los vehículos privados desde Poniente y se ha convertido en la ciudad de la movilidad imposible. Pese a las advertencias del Grupo Municipal Popular en el último pleno con la presentación de una moción para garantizar una movilidad fluida, opinan que el equipo de Gobierno prefiere mantenerse en su cerrazón ideológica en lugar de facilitar la vida a los vecinos de nuestra ciudad, así como que no es tolerable que el alcalde frivolice con las quejas de las asociaciones de comerciantes que trabajan por mantener un centro vivo y lleno de empleo cuando en el día a día cualquier vecino puede constatar los problemas de movilidad que las actuaciones improvisadas del Ayuntamiento están ocasionando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.